Menú

Buscar

PORTADA
AÑO XXII, NÚMERO 1018

Segunda semana de octubre 2020

Plena Inclusión de Don Benito califica de “inadecuada” la acción policial que acabó con la herida por disparo a un discapacitado

La organización Plena Inclusión Don Benito ha calificado de “inadecuada con consecuencias graves” la acción policial que acabó con el disparo a un joven discapacitado, usuario de esta asociación en Don Benito. Aunque aun están “estudiando” junto a sus abogados personarse en la causa abierta por la familia, como acusación particular

En ese sentido, la asociación ha hecho llegar una queja formal a la Delegación del Gobierno por la acción policial y critica que se pretenda presentar al usuario como un delincuente “y no como una persona sencilla, trabajadora y humilde que ya con anterioridad ha sufrido este tipo de crisis y que nunca antes precisó este tipo de intervención policial”, señalan.

Los hechos a los que alude Plena Inclusión Don Benito se produjeron el pasado 24 de septiembre, cuando uno de sus usuarios del Centro Ocupacional resultó herido de bala en una intervención de la policía en su domicilio, tras la llamada de su madre que alertó al 112 de que su hijo, con discapacidad intelectual, sufría una crisis psicótica que era incapaz de controlar.

Plena Inclusión Don Benito quiere aclarar “las informaciones publicadas en distintos medios de comunicación, que utilizan los datos aportados por la Delegación Del Gobierno”, toda vez, que esta organización fue “testigo directo del incidente por la presencia de dos de sus profesionales que siguieron los acontecimientos desde el minuto uno y que han corroborado, que algunos de los datos que se aportan, son totalmente falsos, lo que ha generado, en algunos casos, una imagen equivocada de la víctima, que ha sido tratado injustamente, olvidando en todo momento su condición de discapacitado intelectual”, apuntan.

Según la asociación, el usuario se hallaba en su domicilio acompañado de su madre y su hermana menor y sufrió una crisis psicótica, con comportamiento agresivo, lo que obligó a su madre, que ya había vivido estas situaciones con anterioridad, a abandonar la vivienda con su hija, y ponerse en contacto con el 112. Además, como ya había hecho en otras ocasiones, llamó también a la asociación pidiendo la ayuda de los profesionales que habitualmente lo tratan.

 




Rueda de prensa en Plena Inclusión


Hasta el lugar de los hechos se desplazaron rápidamente las Fuerzas del Orden, que recibieron la llave de la casa de manos de la madre para entrar, “es decir, que nuestro usuario se encontraba sólo, con lo que, ni su madre ni su hermana se vieron amenazadas en ningún momento”, señala Plena Inclusión.

“Al domicilio accedieron una serie de policías, fuertemente equipados, sin que en ningún momento, como se ha informado, se encontrara con ellos ningún médico facultativo, como aconsejan los protocolos en esta serie de intervenciones, y fueron ellos y sólo ellos, los que procedieron a la reducción de nuestro usuario, por medio de un procedimiento que desconocemos y en el que uno de los efectivos hizo uso de su arma reglamentaria”, informa Plena Inclusión.

Igualmente se desplazaron hasta el domicilio el director del Centro Ocupacional y la psicóloga que atiende habitualmente al usuario, y allí encontraron a la madre en la puerta de la calle, a su hija y a efectivos de la Policía Nacional “que les impidieron el paso a la vivienda a pesar de haberse identificado correctamente”. La psicóloga intentó repetidamente entrar en la vivienda para hacer que el usuario se tranquilizara, pero en ningún momento se le permitió la entrada, dice Plena Inclusión.

“En un primer momento, llegó al lugar una ambulancia, sin médico, y posteriormente, quince minutos después, otra con un médico y una enfermera que subieron a la vivienda, solo para asistir de las heridas a nuestro usuario, sin que la madre, recibiera en ningún momento, información sobre la situación y el estado de su hijo, que pocos minutos después, fue evacuado en una de las ambulancias para su ingreso en el Hospital”.

“Al final, se le comunicó a la madre que su hijo había sido detenido y que se le ingresaría en el hospital para tratarle de sus heridas, al tiempo que le indicaron de que debía acudir a declarar en comisaría. Declararon también como testigos de lo sucedido, el director del Centro Ocupacional y nuestra psicóloga”.

Ante la magnitud de los hechos, la familia ha puesto el caso en manos de su abogado y ha presentado la oportuna denuncia ante el Juzgado de Don Benito, ante lo que califican como “una intervención desmesurada”. El usuario se encuentra fuera de peligro y ya ha abandonado el hospital.

Plena Inclusión insiste en calificar la acción de inadecuada con consecuencias graves, máxime al tratarse de una persona con discapacidad intelectual. Esta organización dice que no va a permitir que se trasmita una imagen desvirtuada, “por motivos interesados de nuestro usuario, una persona sencilla, humilde y trabajadora, con una discapacidad intelectual que le permite un funcionamiento normalizado dentro de la comunidad, con constantes inclusiones laborales de éxito”

Indican además que probablemente se reciban llamadas en el 112 por circunstancias parecidas a ésta un promedio de una vez al mes “y que en todos los casos, se ha contado al instante con la intervención de nuestros profesionales que conocen perfectamente a los usuarios y sus problemas, sin que haya sido necesario nunca una intervención policial de dicho calado”.

Los órganos de gobierno de Plena Inclusión Don Benito quieren comunicar que están estudiando junto a sus abogados personarse en la causa abierta por la familia como acusación particular.

La Unión Federal de Policía justifica el disparo al joven de Don Benito por su agresividad

La Unión Federal de Policía ha justificado el disparo sufrido por un joven discapacitado de Don Benito por su agresividad y violencia.

Según esta organización policial, los hechos ocurrieron tras una llamada de la Sala 091 en la que se informaba de la agresión y de las amenazas de muerte a una madre por parte de su hijo, el cual estaba sufriendo un brote psicótico. Los policías que se desplazaron al lugar, fueron informados por la víctima de que su hijo había intentado matarla con un cuchillo, teniendo que abandonar la vivienda apresuradamente para evitar que llevara a cabo su amenaza, mostrando así mismo la intención de prender fuego a la vivienda.

Ante la posibilidad de que pudiera llevar a cabo su amenaza, poniendo en peligro las vidas de los vecinos del edificio, los funcionarios policiales entraron en la vivienda, siendo recibidos por el agresor, parapetado en un pasillo estrecho, y armado con varios cuchillos, algunos de los cuales lanzó contra los policías, amenazando continuamente de muerte a los funcionarios policiales, según la Unión Federal de Policía.

Dicha organización informa que en un momento dado, el agresor se abalanzó a la carrera por el pasillo contra los policías, portando un hacha, con ánimo de atentar contra la vida y la integridad física de los agentes actuantes, viéndose obligados a utilizar su arma reglamentaria, disparando a una zona no vital, conforme a los principios de congruencia, oportunidad y proporcionalidad en los medios a su alcance, para evitar un mal mayor.

Desde la Unión Federal de Policía desean la pronta recuperación del joven herido y solicitan a la Administración que dote a los miembros de la Policía Nacional de armas “no letales”, tipo taser, que puedan graduar el uso de la fuerza en una escala intermedia entre la defensa policial y el arma de fuego.

Change the content of this template to fit your needs.

PUBLICIDAD

Documento sin título

Para más información

Ver la edición impresa (en todos los puntos de venta de prensa y en estancos, gasolineras, kioscos y librerías)