Menú

Login

Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese

Buscar

PORTADA
AÑO XX, NÚMERO 941

Semana del 21 al 27 de abril de 2018

Una protectora de animales pide 41 años de cárcel para el dueño de un criadero ‘ilegal’ de perros en Don Benito

El Juzgado de lo Penal de Don Benito acoge el juicio contra Pedro J.V., vecino de esta ciudad, acusado de maltrato animal y falsedad documental por la explotación de un criadero ilegal de perros



La vista oral comenzó esta semana con la toma de declaración de varios testigos y de agentes de la guardia civil y probablemente quede visto para sentencia el 26 de abril con la segunda sesión de juicio.

La protectora El Refugio, personada como acusación, pide una condena de 41 años de cárcel por 55 delitos de maltrato animal, y 3 años de cárcel por delito de falsedad documental. También están personados otros colectivos animalistas.

En noviembre de 2015 un particular denunció ante la Guardia Civil, la existencia de dicho criadero. La laboriosa investigación del Seprona de Badajoz concluye que “el acusado se dedicó desde 2007 a la cría ilegal de perros de diversas razas, para proceder posteriormente a su venta, de forma igualmente ilegal”.

En diciembre de 2015 la Guardia Civil practica un registro del criadero ilegal, interviniendo 55 perros enjaulados, de los cuales 48 se encontraban en la vivienda del acusado, y los restantes en el almacén de su propio bar. “Los animales se encontraban privados de movilidad, hacinados en jaulas de reducidas dimensiones, en las que se acumulaban grandes cantidades de heces y orines sobre los que los perros malvivían permanentemente, en un lamentable estado de salud”.

En su intervención, el veterinario de la Junta de Extremadura determina que varios perros “presentan problemas motrices asociados a atrofia muscular por hacinamiento prolongado en jaulas, algunos de ellos con imposibilidad de andar, otros presentan amputación de cuerdas vocales y colas, y amputación traumática de dedos en un caso concreto. Los animales presentan además secuelas psíquicas con un alto grado de ansiedad y mucho miedo al ser humano”.

 





“Al carecer de titulación como veterinario, el acusado no está capacitado para realizar ninguna de las intervenciones a las que presuntamente sometía a los animales; así mismo, tampoco está facultado para realizar actividades relacionadas con la cría y comercialización de animales, no estando inscrito en el Registro de Núcleos Zoológicos de la Comunidad Autónoma extremeña, resultando así su actividad como explotación de centro clandestino de reproducción animal”, según señala El Refugio.


Change the content of this template to fit your needs.

PUBLICIDAD

Documento sin título

Para más información

Ver la edición impresa (en todos los puntos de venta de prensa y en estancos, gasolineras, kioscos y librerías)